< Parroquia| Santa María Social-bar

Santa María Magdalena del Monte

 Santa María del Monte se ubica en el municipio  de  Zinacantepec. En sus inicios, la población era atendida por la parroquia de dicho  municipio.

Hasta  el 12  de  mayo  de  1958  se  realizó  la erección canónica parroquial, teniendo como  primer  párroco al Pbro.  Telésforo Flores.  Actualmente, el párroco es  el Pbro.  Rey Arturo García Alcántara, quien  llegó  a la comunidad el 8 de junio de 2006.

El templo parroquial es de estilo neoclásico, de finales del  siglo  XVIII, a lo largo  del  tiempo ha tenido varias renovaciones, pero siempre conservando su estilo.

La patrona es  Santa  María Magdalena, de  quien  Jesús expulso siete  demonios y su imagen se encuentra plasmada en un óleo  muy antiguo.

En el momento de  la Pasión  es  donde se  ve a María Magdalena acompañando a María, la madre de Jesús, así como  en la resurrección.

 

 

En la controversia de estos textos bíblicos, siempre se dibuja  a María Magdalena con  el cabello largo  y con los signos  de  sus  pecados; como  es  el caso  de  este óleo,  donde ella aparece sentada y con un espejo que habla  de  la vanidad; el perfume que  evoca la elegan- cia; pero al aparecer en la parte de abajo nos habla  de renuncia, lo que  se refuerza  con  el Cristo  Crucificado que  sostiene en su mano;  así que  nos habla  de su con- versión  del pecado al seguimiento de Jesús. (Revista genesis Diciembre,2016)

 

 

Pbro. Rey Arturo

“Como sacerdote  debo ser Cristo, no parecerme  a Cristo, sino ser como Cristo. ¿Cómo trataría Cristo a esa persona? Por eso, lo de los horarios no va conmigo, cada que la gente me necesita no tengo problema en atenderlos. La satisfacción es que la gente encuentre en el sacerdote  a un Cristo, un padre misericordioso”

 

El eje conductor de la pastoral es la profética, litúrgica y social:  pero no  hay grupos como  tal de  estas pas- torales, sino  que  existen grupos que  están distribui- dos  por edades y cada  uno de esos  grupos tienen esa parte -profética, litúrgica  y social-,  teniendo un  total de 24 grupos de apostolado, entre los que  se pueden mencionar: adolescentes,  jóvenes, madres  solteras, cursillos,  matrimonios, escuela de  la cruz,  adoración nocturna, escuela de pastoral, pandillas, etc. Todas  las personas que  llegan  a la parroquia tienen un espacio.

Desde hace  algunos años  se ha trabajado la misión y ha dado buenos frutos, actualmente hay cerca  de  200 misioneros que  todos los  domingos hacen casas  de reunión, como  se  dijo desde hace  varios  años  con  la misión permanente.

La  catequesis  escolarizada ha  costado  trabajo,  hay más  de  30  catequistas que  no  se  dan  abasto por  la cantidad de  niños,  pues se  tienen cerca  de  mil niños inscritos  en los diferentes grados.

La idea  es que  la parroquia sea  “Casa  de  todos” que cuando la gente se  acerque, encuentre la espirituali- dad  del  Padre misericordioso “que recibe al hijo en cualquier condición”.

Se hacen dos fiestas en honor a Santa María Magdalena. Una es el 22 de ene- ro y la otra el 22 de julio y se comenta que la razón es porque antes en julio no había mucho dinero, ya que era un tiempo en que se hacía el trabajo de la tierra y el pueblo estaba gastado; y en enero, después de las cosechas y la venta, ya tenían dinero. En enero le lla- maban la fiesta grande y a la de julio la fiesta pequeña. La parroquia cuenta con mayordomos que, en coordinación con el párroco, or- ganizan las dos fiestas del año. Se elige a los fiscales y se pide una cooperación, pero desde hace dos años las fiestas no son tan grandes ya que se está en la construcción de capillas en las comuni- dades. Ordinariamente, se tiene un novenario con rosarios, celebraciones eucarísticas, y algo muy colorido es que se hacen procesiones con imágenes, algo muy propio de la zona de Almoloya y Zinacantepec. Se tiene la idea de que, por ejemplo, Santa María invita a San Francis- co y a otros santos, así las otras comunidades traen a su imagen y durante dos días se hace una procesión, en todo el pueblo, que culmina con la Eucaristía. Los fiscales son un brazo derecho, un verdadero apoyo para la parroquia. La parroquia no se entendería sin los fiscales ya que ellos están en la disposición de servir. La comunicación entre párroco y fiscales es primordial.

Misas
Domingos en parroquia: 7:00, 9:00 (Celebración de la Palabra), 10:00, 12:00 y 18:00 h
Entre semana: se visitan los barrios
Confesiones: cuando la gente lo necesite y los viernes por la tarde (de las 16:00 en adelante).

 


 

Los fines  de semana la parroquia se vuelve casa de todos, es impresionante ver cómo los grupos se reúnen y eso habla del amor que tienen para profundizar su fe.

- Jesus Becerril

Mi mayor satisfacción cada día la descubro, me alegro mucho cada vez que veo que la gente se va feliz de la parroquia.

- Pbro. Rey Arturo

Revista mensual Génesis diciembre 2016 año 2, num.21